BRAVO PARACHO!

…de la meseta tarasca un viaje que comparto con todos ustedes
escrito por Eric Marchand

Fuimos el domingo 22 de julio 2012 al 7mo Festival Internacional de Globos de Cantoya, y la verdad fue todo un descubrimiento. Salimos de Patzcuaro a las 10 de la mañana y llegamos a las 11:15, en el trayecto disfrutamos de los bellos paisajes de la meseta tarasca. Cuando llegamos a Paracho nos informaron que los vuelos de globos de Cantoya partían desde el patio de la Casa de la Cultura en pleno centro.

Nos quedamos impresionados por el tamaño, las formas y los coloridos de los globos, algunos en forma de estrella, de esfera, de montgolfier, de guitarra, otros como gotas, etc., parecían OVNIS que despegaban silenciosos y majestuosos rumbo al cielo inmenso. Hay globos de todas las medidas, los pequeños miden 1 metro de ancho, los hay de 2 o 3 metros pero vimos unos gigantes que podían medir 5 o 6 metros de alto!! Estas estructuras construidas con papel multicolor pueden llevar horas de trabajo en equipo. De hecho para tener una idea de su fabricación nos metimos en un taller de fabricación en el cual hicimos nuestro primer globo de Cantoya!

Una emoción indescriptible se asocia al ver un globo despegar, es un acto mágico, gratuito, un regalo a la belleza efímera ya que tarde o temprano en pleno vuelo se les acabara el calor y bajaran, o una corriente de aire los sacudirá y la llama del mechero encenderá el globo que se consumirá en segundos. El invitado especial este año era Brasil que presento modelos muy estables que se perdían en el azul del cielo, esquivando los vientos y jugándose de las corrientes de altura. Realmente es toda una experiencia asistir a esta presentación, además pudimos presenciar el baile de unos gigantes tradicionales, las Mojigangas; así como danzantes de Veracruz con sus penachos de color.

Regresamos a Patzcuaro a final de la tarde y en nuestro camino nos detuvimos a visitar el extraordinario templo de Santa Maria Huiramangaro del siglo XVI que se encuentra en la comunidad del mismo nombre a altura del cruce con la carretera Patzcuaro – Uruapan viniendo de Pichataro. En la gran tradición michoacana de los artesones con sus techos historiados esta iglesia es maravillosa, mágica, los colores pasteles de los frescos, la madera antigua, la arquitectura en la luz tenue y el ambiente me se hizo viajar en el pasado, un espacio donde el tiempo se detuvo, un testimonio artístico de gran calidad, tenia la impresión de haberme transportado en un templo de la India. Fue un día magnifico en la meseta P’urepecha, les recomendó ir a descubrir esta región y sus tradiciones ancestrales.

Leave a Reply
You must be logged in to post a comment.